Ilustracion Aitziber Alonso - Noe

Aitziber Alonso, entrevista a una ilustradora

 

El trabajo de una artista gráfica o ilustradora es dar luz al entendimiento, es algo más que adornar un impreso con láminas alusivas al texto, o aclarar un punto con imágenes. Esta Ilustradora y artista donostiarra lo tiene muy claro.

Foto Aitziber AlonsoLicenciada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, en la rama de pintura en 1994, descubrió que su pasión era la ilustración y así la vive, reinventándose cada día con una energía que te contagia nada más conocerla.

Había contactado con Aitziber Alonso Pikabea a través de su blog, aceptó amablemente contestar a mis preguntas y para ello me invitó a su estudio una tarde de febrero de 2015, donde disfrutamos hablando de lo que más nos gusta.

Una ilustradora comprometida con su arte

1.- De pequeña querías ser nadadora y lo fuiste, también dibujabas mucho y aquí estás. ¿Cuándo comenzó tu vocación de ilustradora?

AA– Inconscientemente creo que fue antes de estudiar Bellas Artes, lo que pasa es que yo no sabía que a aquello que me gustaba hacer se le llamaba ilustración. Me gustaba hacer, como a todos, las portadas de los casetes y cosas así. Los dibujos que hacía sueltos siempre eran como ilustraciones. Me decanté por Bellas Artes porque era lo que me gustaba, pintar, dibujar…

Después de estar los 5 años de B.A., de mucho arte conceptual, arte contemporáneo… fue en el último curso de pintura donde también inconscientemente volví a trabajar sobre papel y al salir de allí dije, bueno, ahora tengo que hacer lo que yo quiera.

¿Qué es lo que quiero hacer? Ilustración, elegí el camino. A partir de ahí fue ponerse las botas y el bastón y a ver ¿cómo llegamos?

En aquellos años en Euskadi creo que no había nada de cursos de ilustración, quizá en Barcelona algún módulo, no sé. De hecho todos los ilustradores de mi generación y anteriores han hecho Bellas Artes o Diseño. Los de ahora sí estudian ilustración.

Lo que hice después fueron cosas que estaban relacionadas con Bellas Artes pero que siempre te ayudan, hice litografía, encuadernación…

2.- ¿Qué técnicas utilizas para tus ilustraciones?

AA– Sigo utilizando los lápices de colores, el lápiz, la tempera y el ordenador lo usa para retocar algún elemento que me interesa, no lo utilizo como herramienta directa. Disfruto tanto pintando con los pinceles y los lápices que no me llega el momento de experimentar con el ordenador.Lapices de colores

Hay un ilustrador que trabaja con el ordenador Iban Barrenetxea y me encanta, porque en ningún momento estás viendo ordenador detrás de todo eso. Yo hablo del proceso de creación, me gusta mucho más  manual.

3.- ¿Cómo es tu método de trabajo cuando recibes un encargo? Por ejemplo, las ilustraciones para un cuento. ¿Cuánto tiempo te dejan de margen?

AA– Muy poco, normalmente las editoriales te dan muy poco margen, es casi el último (el último es el maquetador). Siempre te dan poco tiempo y yo soy muy detallista,  muy barroca,  entonces necesito mucho tiempo para hacer un dibujo y quedarme satisfecha. He tenido que aprender a aligerar e incluso a seguir siendo detallista haciéndolo más rápido. Ahora quiero trabajar en algo más despacio y no puedo porque ya he cogido una velocidad.

Te suelen mandar el texto con una pre-maqueta, es decir, los huecos donde van a ir los dibujos ya marcados, siempre con la libertad de que los puedes cambiar. Leo el texto y voy construyendo el texto en imágenes mientras. Hay cosas que las ves clarísimamente desde el principio, ese dibujo, esa composición la tengo clara y otras no tanto. Siempre intentando construir los dibujos enfocados desde diferentes perspectivas, siendo un poquito original. No solo lo que dice el texto sino añadiendo más cosas al dibujo, sobre todo si es un álbum ilustrado que es todo dibujo. Aunque se le sigue dando

más importancia al texto, parece que el autor es el texto y el ilustrador es el que hace los “dibujitos”. El ilustrador tiene que contar la historia desde su punto de vista y añadir su valor, su detalle, su historia debajo de esa historia.

4.- ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?¿tienes un tema recurrente?

AA– Cuando hay un encargo es eso y ya está. Cuando me dedico a hacer mis cosas, mis proyectos, siempre los temas son los animales, la naturaleza, el agua y sobre todo los peces. Las mujeres glamurosas también.

5.- Estuviste varios años en Arteleku ¿qué trabajo realizabas allí?

AA– En Arteleku tenía un espacio de cesión, con un alquiler simbólico, pues para los que estamos metidos en el mundo del arte tuviésemos un lugar donde ir haciendo nuestro camino y poder despegar. Estuve muchos años afortunadamente.

Allí conocí a personas que hoy son mis grandes amigos. Estaba muy bien porque colaborabas, allí la gente trabajaba con todo vídeo, audio, pintura, escultura, de todo, entonces estaba muy bien ver como trabajaban los demás y colaborar con ellos. La experiencia en Arteleku fue increíble.

6.- Tienes más de veinte libros ilustrados ¿cómo te introduces en el mundo de la ilustración para editoriales?

AA– La primera vez que hice un trabajo de ilustración fue en el 95, me costó entrar. El padre de una chica que estudió conmigo era el dueño de la editorial Txertoa, una editorial pequeñita. Quiso sacar una colección de postales naif de San Sebastián, entonces entre su hija, otra amiga de Bellas Artes y yo la hicimos. En otra ocasión un profesor de historia de la Universidad me llamó, querían hacer un libro infantil sobre música y necesitaban un ilustrador. Son cositas así, poco a poco vas haciendo y vas entrando. Bueno, ese es mi caso, hay gente que ha entrado por la puerta grande, yo he ido poco a poco, trabajo de hormiguita.

7.- ¿Cómo entraste a trabajar en la Asociación de Literatura Galtzagorri Elkartea?

AA– Ahí entre gracias a Itziar Zubizarreta, que casualmente nunca fue andereño mía pero cuando era pequeña ella era la andereño de la clase de al lado. Un día nos encontramos en la calle, le comenté a lo que me dedicaba y ella estaba metida en el mundo de la literatura infantil. Empecé a colaborar con ella que estaba en Galtzagorri. Fui haciendo más cosas con ellos poco a poco y ahora es como mi segunda casa.

Aitziber Alonso Ilus paloma

8.- ¿Qué te ha aportado Galtzagorri y tú a ella?

AA– Aparte del trabajo y mucho, pues sobre todo entré en el mundo de la literatura vasca en el sentido de que he conocido a mucha gente, a todo el mundo que se dedica a esto, a los escritores, ilustradores, profesores, bibliotecarios… es lo que realmente me ha hecho conocer todo este sector. Galtzagorri trabaja para promocionar la literatura infantil, para que los niños desde pequeños lean. Se trabaja siempre con mucho espíritu, con mucha pasión. Es todo lo que me han dado, el gusto por todo esto, por dar y colaborar. A parte de trabajar y cobrar ciertas cosas que también llenan, colaborar y hacer cosas porque sí. Galtzagorri lo forman personas, que son las que hacen que las cosas y los proyectos salgan adelante.

Y yo a ellos un poco de eso también, un poco de esa energía, positivismo y de ganas de hacer cosas también he aportado. Casi siempre estoy dispuesta, me meto en todos los follones, cuando lanzan una propuesta, si, esto para adelante.

9.- Por lo que he podido averiguar, no sólo te dedicas a la ilustración, sino que desarrollas otras formas artísticas.

AA– La música siempre me ha apasionado y la cuestión es que no tengo ni idea, no sé solfeo, no sé tocar ningún instrumento, es la espinita que tengo clavada, porque cuando era pequeña ganó la natación. Me metía a entrenar, entrenar, entrenar y no había tiempo para otras cosas. Con 18 años yo quería cantar en un grupo, solía coger el Devorame donde venían los anuncios de se busca cantante y siempre era para grupos Hard Core. Terminé cantando en el coro de la ONCE 12 o 13 años, hasta que a los dos o tres años apareció este grupo y fue como… ¡a los 40 he conseguido cumplir mi sueño!

Nunca es tarde. Canto con el grupo “Los del fondo”. Hacemos un poco de todo, jazz, blues, pop, rock, versiones… un poco de todo, pero no nos dedicamos a dar conciertos solo nos reunimos a tocar. Dimos uno porque era una fiesta especial.

10.- En octubre del año 2014 preparabas una escenografía para un salón literario sobre la literatura de género para los más pequeños, actualmente ¿en qué proyecto estás?

Aitziber Alonso su estudioAA– Con Galtzagorri solemos hacer salones literarios. En la sede de 2016 en Bomberos montamos una escenografía que hice por la literatura y la igualdad de géneros, que está el tema muy mal.

Patxi Zubizarreta y yo hacemos una sección en Hirria, que esta temporada va sobre el arca de Noé, Elkar lo va a convertir en libro y en eso estoy trabajando entre otras cosas.

11.- ¿Cómo fue para ti la experiencia de jurado en el Premio Nacional de Ilustración de 2014?

AA– Galtzagorri y las demás asociaciones, la catalana, gallega, etc., piden gente que esté dispuesta a formar parte del jurado, que se lea todos los dosieres, que esté allí el día que se toma la decisión y debatir. Y como me apunto a un bombardeo pues… Conocí a gente muy interesante. Le dimos el premio a José Ramón Sánchez, el ilustrador que trabajaba en el programa Sabadabadá los sábados, que dibujaba con un rotulador mientras se contaba una historia. Cuando vi que se había presentado y que ganaba el Premio Nacional de Ilustración de 2014, me emocioné porque era el ilustrador con el que cuando yo era pequeña alucinaba. No lo llegué a conocer porque estuve el día que era para debatir, pero me hizo mucha ilusión.

Cada uno llevábamos nuestros candidatos y allí los “vendes”. Cada sección hacía una preselección, luego te juntabas, mirabas todos los dosieres, tanto los tuyos como los de los demás. Tienes que ser objetivo, puedes querer mucho a tus candidatos pero estás dando un premio a una persona que se lo merece, que ha estado dedicándose a eso, es una cosa muy seria. Una vez allí vas decidiendo, si ves que el candidato del de al lado se lo merece más, pues tienes que apostar por él.

El trabajo de una ilustradora en la actualidad

12.- Como estudiante que pronto va a terminar me gustaría saber, ¿Se puede vivir de la ilustración?¿cómo está el trabajo en este oficio en el País Vasco?

AA– Precariamente, muy precariamente sí. Te estoy diciendo aquí, no sé en Francia, que está valorado de diferente manera, Estados Unidos… aquí precariamente. Prescindiendo de muchas cosas: vacaciones, coche nuevo… Siempre compagino con otras cosas. Tengo la suerte de que tengo algún que otro libro, pero también doy talleres, hago cosas con Galtzagorri, trabajo con Aiete y Galtzagorri con el txoko del ilustrador. No solo se trata de dibujar pero todo tiene que ver con este mundo. Tengo muchas cosas dentro de lo mismo pero muy diferentes y eso enriquece.

En el País Vasco creo que hay ilustradores muy buenos y que las editoriales tendrían que espabilar, modernizarse, traducir las cosas que se hacen aquí al castellano, al francés, al inglés ¿por qué no? Yo sé que es difícil, evidentemente, pero con la crisis los ilustradores nos hemos tenido que reinventar, apretarnos el cinturón, aguantar e imaginar cosas y creo que todos deberíamos hacerlo. Que hay que dar una vuelta a esto, que el mundo es muy grande y muy pequeño a la vez y tenemos que salir de aquí. Que el ilustrador y el escritor puede salir por su propia cuenta, pero me da mucha pena que las editoriales no se abran un poco, que gasten un poco más en marketing, algo muy importante.

13.- ¿Cómo calculas tus tarifas?¿de qué depende?

AA– Yo no tengo tarifas. Cada editorial te dice “tanto por esto” y yo decido si sí o no me compensa, en mi caso. Igual hay algún ilustrador ya más veterano o con más proyección, que igual si puede poner tarifas, pero no creas y en los tiempos que corren hoy en día menos.

Si he tenido que decir una vez que no, mano a mano con el escritor, ya que el cliente en concreto, no la editorial, nos pidió unos cambios, sobre esos otros más y nos dimos cuenta de que no tenía ni idea de lo que quería y sobre lo que nosotros íbamos haciendo, él se iba haciendo una composición y eso no podía ser. El precio no iba a cambiar, iba a ser el mismo del principio y trabajar veinte veces como la que íbamos a cobrar una no. Trabajo terminado que estaba le dijimos que no y nos fuimos con él debajo del brazo.

Si yo quiero una manzana me cobran una manzana y si quiero más manzanas pago más. Creo que aquí no se valora el trabajo de un diseñador, un ilustrador, en otros sitios sí se valora. Vete a Finlandia donde el diseño está muy valorado. Creo que todavía hay mucha gente que se piensa que los que vivimos de la cultura vivimos de chupar del bote. Aquí la cultura no se valora mucho y la cultura es la base de todo, la cultura en todos los sentidos. Crear a personas que sean capaces de tomar decisiones, de saber lo que quieren y lo que no. Pero claro, eso tampoco interesa, que la gente tome decisiones y piense, evidentemente. Lo estamos viendo ahora mismo.

Trabajé con una editorial de Madrid, era un libro de texto, fue un curro importante, durante tres meses trabajando a tope, que es un rollo para hacer pero pagan muy bien. De vez en cuando que caiga un libro de texto está muy bien.

libro ilustrado Aitziber Alonso

Sobre los derechos de autor, de reproducción, es un tema que no entienden ni los que hicieron la ley. En principio la editorial compra los derechos de reproducción de tu obra, la obra es mía. Esos derechos tienen un plazo de unos 10 años, a partir de entonces la editorial puede renegociar contigo los derechos o liberarlos, creo. El original es mío y puedo hacer lo que quiera con él menos reproducirlo en otra editorial, lo puedo vender, no puedo meterlo en otro libro. Cuando te pagan, lo que te pagan es como un adelanto del porcentaje de venta, suele ser un 5% del precio de venta, si vale 20€ un 5% de 20 es para ti.

Lo que pasa es que aquí como sólo se publica en euskera, las tiradas son mínimas. 1000 ya es la ostia. Si tú eres un autor que publica en castellano, que es el segundo o tercer idioma más hablado en el mundo, no es lo mismo lo que puedes sacar y dices puedo vivir de derechos de autor durante unos años. No me pagan nada pero sé que el año que viene me va a llegar la facturación diciendo que se han vendido x ejemplares.

Lo de derechos de autor en el País Vasco es una trampa, es: yo te pago esto por hacer este libro y si se saca una segunda edición… Que no se va a sacar, porque en literatura infantil no hay segundas ediciones a menos que sea un libro… que creo que ni los de la ilustradora Elena Odriozola, en euskera no.

Mirando su obra

Después de terminar la entrevista estuvimos viendo parte de su trabajo, portadas de libros publicados y trabajos personales que estaba realizando, que fue lo que más me gustó de todo.

Mientras, Aitziber me comentaba que todavía se sorprendía cuando alguien le decía: conozco tus dibujos, me encantan… y es como ¡es verdad! ¡Mis dibujos los ve la gente! Aquí estoy en mi burbujita y me emociona cuando alguien me dice eso.

personal Aitziber Alonso

Fue un auténtico placer realizar esta entrevista y sentir los puntos en común que teníamos respecto a la ilustración, al trabajo manual y a las ganas de hacer cosas, colaborar con la gente en proyectos.

Respecto a la profesión en si, me reafirmó en mis preferencias. El mercado laboral está dificil y es inestable, pero con las políticas actuales los trabajos que hoy en día no ofertan muchos puestos que ofrezcan una larga duración en el tiempo. Así que si la inestabilidad es lo mejor que te pueden ofrecer en general, merece la pena arriesgarse en trabajos que de verdad te gusten.

Por otro lado, el componente cultural de trabajar para editoriales, ilustrar libros infantiles o para adultos me parece muy interesante. Si se puede colaborar para mejorarla o aportar por ejemplo es un valor añadido.

En resumen, me encantaría trabajar de ilustradora, es como lo había imaginado y merece la pena intentarlo.

Si queréis conocer mejor el trabajo de Aitziber podéis visitar:

http://aitziberalonsoilustracion.blogspot.com.es/

 

Nota: Esta entrevista la realicé para un trabajo de clase, mientras cursaba el ciclo de Gráfica Publicitaria en 2015. En un principio se iba a publicar en la web de IES Usandizaga, pero al no hacerlo, la he rescatado porque me parecía muy interesante. 

Dar las gracias de nuevo a Aitziber Alonso por su tiempo y simpatía.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *