Sketchbook

Cuaderno de bocetos, el principio

 

Por primera vez tenía un cuaderno de bocetos, yo solo conocía los cuadernos de dibujos habituales y ahora otro concepto entraba en juego. Iría conmigo allá donde fuera para en un momento de inspiración pudiera apuntar una idea, bocetar un dibujo, escribir algo o experimentar… era el principio para mí.

sketchbook birds

 

Al principio me costó soltarme a experimentar, no terminaba de situarme. Tanta libertad respecto a los temas, a las técnicas me despistó… hasta que le cogí el gustillo.

sketchbook fish

 

El mundo de las texturas dio una riqueza que antes faltaba en mis dibujos, demasiado uniformes. Hasta el blanco era un mundo con las diferentes texturas creadas de diferentes maneras.

sketchbook ilustracion

 

Los salpicados, escurridos, frotados, soplados, lijados…

sketchbook face

Mientras el cuaderno iba engordando.sketchbook abstract

 

El papel no era lo suficientemente resistente a tantos experimentos acuosos y pasaba al otro lado, lo cual obligaba a buscar soluciones dando capas de gouache o acrílico que aportaban solidez, teniendo en cuenta cómo reaccionaban otras técnicas encima de ellos.

sketchbook red

 

El collage se fue extendiendo a más materiales.

sketchbook front

 

También descubrí nuevos materiales y marcas.

sketchbook vegetal

El cuaderno de bocetos fue el principio, el despegue experimental para mi, un recurso más que echarme a la mochila.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *