Txoritokieta strong

El abandono, fotografías analógicas

Para esta serie de fotografías analógicas que revelamos en el laboratorio mi compañera Itsasne Olazabal y yo escogimos el tema del abandono.
Realizamos fotografías en dos zonas: el fuerte de Txoritokieta y la parte vieja de Hondarribia.

Estos dos lugares forman parte de la historia de la zona en las guerras de 1875 y 1936.

Itsasne realizó las fotografías en Hondarribia y yo me encargué del fuerte de Txoritokieta. Utilizamos una cámara analógica, una Yashica 108 Multi Program, objetivo 35-70mm, f/3,5-22 con enfoque manual.

Este fuerte, situado cerca del fuerte de San Marcos en Rentería, se encuentra en mal estado de conservación, lleno de maleza y escombros… ideal para el tema que habíamos escogido.

En el curso de primero de Gráfica Publicitaria, nuestro profesor nos habló del capriccio (una derivación de la Veduta), un tipo de representación basada en el paisaje de corte fantástico, idealizado, generalmente con un motivo particular que llama la atención, como es la representación de la ruina. Así que, contagiadas por la temática, nos decidimos a retratar el abandono: el culto a los edificios abandonados, a las ruinas.

Un edificio que fue, puede resultar muchísimo más evocador que una construcción nueva y en uso. Los edificios abandonados son una historia con final, muchas de ellas. Un final con la relación con la persona, puede ser, un comienzo de la relación de esa construcción con la naturaleza. Aunque las ruinas, siguen despertando la curiosidad de las personas, que seguimos volviendo a ellas.

Una construcción abandonada te puede hablar de las cosas que sucedieron dentro, o a su alrededor, de cómo le ha tratado el tiempo y las personas. Sus paredes te cuentan cómo fueron hechas, qué material utilizaron, quién las habitaban y con qué intención.

Su distribución da muchas pistas de su uso, la relación en esos momentos del interior con el exterior, las costumbres de la época…

La escalera. Esta fotografía que encabeza esta entrada, tiene orientación apaisada para recoger en ella la amplitud de la escalera que es la protagonista. Esta sube marcando un arco ascendente de izquierda a derecha hacia la salida superior al foso interior. Es posible salir de este agujero hacia la luz, hay una esperanza. Esta imagen está más iluminada, aparte de la luz de las ventanas que dan al patio y las puertas, hay una luz que viene desde el techo. Al fondo se ven otras salas por las que también entra luz a esas oscuras estancias. Ofrece mucha textura también por todo lo descascarillado, roto y sucio que está. Tiene también restos de algún antiguo grafitti en sus paredes, la humedad ha aportado sus manchas también.

strong windows

Ventana de los cuarteles

En la fotografía de la ventana se ven el foso interior y el edificio que conforma las baterías, escaleras exteriores, otras ventanas (ahora parcialmente tapiadas) y la vegetación que se ha ido apoderando de ella.

Hay una división vertical en la que está por un lado la parte interior, oscura y un poco lúgubre, con restos de grafiti, zonas descascarilladas, acumulación de restos dejados por el agua, lo que da una pista del paso del tiempo y la degradación paulatina del edificio. La colonización por parte de las plantas de lo abandonado. La transformación de los restos del edificio en suelo habitable. Esta ventana ha perdido sus contraventanas, sus cristales, todo lo que impide entrar o salir de la habitación.

Por otro lado está el exterior, una escalera que conduce hacia arriba, hacia la salida. Una ventana tapiada en la que se ha abierto un agujero, en el edificio de enfrente.

 strong barracks

Interior del cuartel

En la fotografía interior del cuartel, un día un poco nublado, pero con sol, buscaba dónde situar el caballete entre tantos restos sospechosos en el suelo en esa zona.

Se trata de una gran habitación, con ventanas grandes hacia su interior y ventanas estrechas hacia el exterior (son defensivas, para poder disparar desde ellas en caso de necesidad). Todo presenta mucha textura, suavizada un poco en el reflejo del agua, que juega a ser espejo. Hay una pintada en el fondo que reza: “Música con mensaje, ¡¡¡Ya!!!”. La tierra, los restos de pared y desechos, llenan todo el suelo. Desde el techo hasta el suelo, todo está descascarillado, roto y avejentado.

La foto tiene zonas de grandes contrastes y otras más suaves por la luz difusa que llega hasta ellas, creando un ambiente un poco melancólico. Si hubiera sido de noche, hubiera sido un ambiente más inquietante y de miedo.

Quería reflejar la sensación de gran espacio abandonado, de soledad.

step into the pit

Paso al foso

Fotografía en vertical del paso desde el foso exterior hacia otras partes del fuerte.

Es más evidente la colonización de las plantas en este espacio. Hay un ritmo entre los distintos bloques de muro y plantas, hasta llegar hasta las escaleras. La vida se abre paso a través de los edificios abandonados. Los muros siguen mostrando el paso de tiempo en su deteriorado aspecto y en los restos dejados por el agua. Las edificaciones muestran tanto líneas rectas como curvas y la textura de la piedra, de la vegetación y los restos orgánicos sigue dando riqueza a la imagen. La parte vertical central se lleva el protagonismo en esta imagen, enmarcada por la escalera y los muros del paso.

strong batteries

Las baterías

En la fotografía del final de un túnel de la zona de las Baterías la vegetación y los restos del edificio abandonado siguen siendo los protagonistas. El sol entra en el túnel que da a la batería intermedia, iluminando la mayoría de este aunque sigue habiendo zonas oscuras a las que nunca llega. La vegetación lo inunda todo, el suelo, sube por la pared y se cuelga del techo, produciendo sombras recortadas sobre la pared texturizada. Al fondo se ve una torre eléctrica (está bien cuidada) y más allá la silueta de Peñas de Aya. Da una sensación más relajada y tranquila que las anteriores.

En contraposición del abandono de estas ruinas, los restos de las antiguas murallas que están en Hondarribia están mejor conservadas y son parte de su atractivo turístico. Itsasne Olazabal (www.itsasneolma.com) se encargó de realizar estas fotografías.

steel and stone

Acero y piedra

Acero y piedra. Detalle de un tornillo de lo que antes era el antiguo portón de la calle mayor en Hondarribia. El encuadre está enfocado de manera que quede el tornillo en el tercio derecho, siendo el resto una prolongación de piedra, llena de texturas y diferentes tonalidades, incluso detalles como telarañas, musgo…que indican el paso del tiempo y la historia que queríamos reflejar de estos lugares.

ladder

Escalera

Escaleras. Fotografía en horizontal de unas escaleras que no llegan a ningún lugar, ya que se derribó o con el paso del tiempo a desaparecido el lugar al que llevaban. El contraste entre lo recto y la redondez de la misma piedra llama la atención y es algo característico de esta fotografía, aunque por otro lado también el contraste que se le ha querido dar hace resaltar todas las texturas de las diferentes rocas, que parecen aterciopeladas por su redondez.

turrent

Torreta

Fotografía en horizontal con una vista ascendente dirigida a una torreta de la muralla de Hondarribia. Deja a su derecha las diferentes texturas de las piedras de la muralla, mientras que a su izquierda dejamos “aire” para centrar nuestra mirada dicha torreta. La luz entra desde la izquierda de la imagen dando una textura y volumen muy interesante a las rocas de la muralla.

Hondarribia wall

Muralla de Hondarribia

Siguiendo la muralla de la torreta tenemos la siguiente fotografía. El contraste entre lo nuevo y lo viejo es el foco de atención, la textura rugosa de las piedras en contraste con el brillo del metal de las barandillas.

La luz entra desde la parte izquierda, dando intensos negros que hacen resaltar más los brillos y las texturas de las imágenes, aunque estos también se han acentuado metiendo un filtro mayor para conseguir el efecto deseado.

Ha resultado un trabajo interesante que pide continuación por su tema. El trabajo en pareja ha estado muy bien y ha dado buenos resultados. Hemos trabajado codo con codo en el laboratorio, seleccionando las fotos, revelándolas, haciendo tapados… el laboratorio tiene esos momentos del trabajo manual compartido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *